Trucos y consejos Caligráficos

Te brindamos algunos consejos, trucos y soluciones al momento de procurarte tus herramientas para caligrafiar:

Papel
Para la práctica al por mayor, hasta que salgan naturalmente de tu mano los signos, puedes utilizar cualquier soporte que sientas “amable” o que no te opone resistencia o no “sangra” con la tinta. Existen blocks de muy baja calidad pero a la vez muy bajo precio (30 pesos promedio las 80 hojas) que al tener poco gramaje permite trazar una hoja suelta con renglones con una fibra bien visible, colocarla por debajo de una del block y escribir sin tener que trazar las lineas guías cada vez que se practica. Particularmente de este grupo de papeles es preferible el de la marca LANCASTER, pero también podría ser el block Ledesma AVON de tapa verde.
Obviamente, cualquier papel es útil para la práctica al mayor: antes de comprar cualquier block es una muy buena idea utilizar primero todos los papeles en desuso, o utilizados de un lado que puedas conseguir.
Para momentos de realización de piezas finales, cuanto más noble sea el soporte (es decir más cantidad de fibra de algodón tenga en su composición) más ganará tu pieza en calidad y belleza. Las marcas que se consiguen en Argentina son Canson (francés, particularmente la línea Mi-Tentes es excelente para caligrafiar) y Fabriano (italiano).

Tintas
La mejor idea para trabajar cuando se comienza en este mundo caligráfico con plumas metálicas es utilizar tintas o acuarelas al agua, como la nogalina, el gouache, o las acuarelas (ya sea de pomo o pastilla) llevado a punto tinta, dado que las tintas que son de dibujo o china (liquida) o acrílicos tienen aceleradores de secado, lo que si bien es útil porque se seca más rápido en el papel hay que limpiar la pluma más seguido, por dos cosas:
1. La tinta se seca rápidamente en la pluma y no llega a bajar al papel
2. Corrosiona la herramienta si se seca con ella.
Una excelente opción que se consigue en Argentina son las acuarelas líquidas Ecoline (son Holandesas) y tienen un precio bastante bueno para lo que rinden (120 pesos aprox).
Si usas maderas balsas, cañas, palitos chinos, etc. puedes utilizar la tinta o acrílico o tempera que desees, siempre y cuando veas que corre bien y se amolda bien al papel. Este tipo de herramientas son más efímeras y si se lastiman, simplemente se tallan nuevamente.
En nuestra clase utilizamos nogalina, que es un pigmento muy amable que rara vez se abre (o “sangra”) en el papel y es absolutamente lavable si uno se mancha o vuelca su contenido.
Para conseguirla, en nuestra libreta de direcciones encontrarás la dirección donde comprarla por litro (es un montón, ponete de acuerdo con tu grupo para la compra colectiva) o puedes encontrarla fraccionada en Mercado Libre. Si deseas negro lavable y amable, puedes conseguirte tinta china en barra (se necesita una piedra especial para prepararla) en Casa Japonesa.

Herramientas
En nuestras primeras clases vamos a trabajar con herramientas de 7mm o más. Puedes tallarlas de diversas maneras con diferentes materiales, hay mucha información al respecto en nuestro fascículo de Caligrafía disponible en la fotocopiadora del 2do piso. Otra opción son las plumas chatas Luthis, son plumas realizadas en argentina con chapa Offset. Nos sirven del tamaño #4 en adelante (5, 5A,6,6A) Obviamente, tal como viste este viernes pasado en clase, mientras más tamaño de pluma es necesario más superficie como soporte. Pueden contactarse con ellos a hola@luthis.com.ar (85 pesos, precio para alumnos de FADU)
Para las clases siguientes vamos a necesitar tamaños más pequeños de escritura y en ese momento se hacen imprescindibles las plumas metálicas. Las más económicas (alrededor de los 15 o 20 pesos) son las plateadas, de marca HIRO. Realmente son plumas de muy baja calidad y dificulta la fluidez de escritura, pero siempre es una opción. Las puedes encontrar en algunas librerías artísticas y en mercado libre. La numeración de estas plumas va del 0 al 5, donde el cero es la pluma más ancha de unos 4mm aprox.
Otras marcas de plumas metálicas de mayor calidad y muy necesarias para este momento son Brause o Tape (recomendadas), donde la numeración de ellas indica su medida en milímetros. De esta manera las más anchas es la 5, que es de 5mm. Los tamaños standard para texto suele 2, 2, 2 1/2 y 3. Hay más pequeñas también, por supuesto.
Otras opciones, las plumas Speedball de la línea C (C-0, C-1, C-2, etc) o Mitchell.
Si tienes la posibilidad de comprarlas afuera con alguien que viaje, no pierdas la oportunidad. Sino, en Mercado Libre encontrarás opciones.
Si puedes evitarlo, no compres las plumas chinas que se venden en set junto con el portaplumas. Podríamos decir que casi son de cotillón. Sin embargo, como todo, si es lo que hay, se busca la manera de que funcione.
También evita las plumas de caña que se suelen vender en la puerta de la FADU, son más un elemento decorativo que una buena herramienta scriptoria.

Recuerda que para utilizar las plumas metálicas debes sacarles de alguna forma el barniz con las que vienen recubiertas para que no se oxiden. Puedes googlear como hacerlo o preguntar a tus docentes. También necesitarás un portaplumas o penholder, lo importante más allá de la marca es que la pluma quede firme y no tenga “juego” porque te hará complicado el momento de la escritura. Igualmente siempre hay opciones del tipo Mac Gyver para solucionar este inconveniente que tienen los penholders económicos.

Finalmente, si tienes una duda nos dudes en consultarlo con cualquier persona del grupo docente de Typo uno. No arrastres dudas técnicas a través del tiempo, mientras mas pronto resuelvas todas las vicisitudes técnicas más pronto estarás ocupado en lo que nos interesa: escribir y ser generadores de nuestros propios textos.

This entry was posted in Caligrafia, Ejercicio, typo. Bookmark the permalink.

Comments are closed.

Notas relacionadas

Notas más leídas