Ductus

El ductus nos brinda la información necesaria para la construcción de los signos caligráficos que componen cada repertorio. Dicha información se puede separar en 3 partes:

1. Número de trazos que componen cada signo.
2. El orden secuencial en que deben ser trazados.
3. La dirección en que debe ir el instrumento en el momento de la escritura.

Al igual que en la música con las partituras, el ductus cobra vida cuando el escriba le imprime ritmo y gestualidad a cada uno los movimientos indicados. Es por eso, que el ductus es el punto de partida en la “ejecución” de cada repertorio, porque sirve como base para construir la interpretación personal de cada escritura.

This entry was posted in Caligrafia, typo and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario