IDENTIDAD TIPOGRÁFICA

caslon-alphabet
En este trabajo debemos poner especial atención en desarrollar el aspecto identitario de la fuente. Para entender mejor a que nos referimos, vamos a hacer algunas aclaraciones.
La identidad tipográfica debe ser el resultado de una exploración de las fuentes que te fueron asignadas. Si deseamos dotar a la fuente de una musicalidad particular va a ser necesario entender la arquitectura de sus signos realizando un estudio intensivo de los rasgos que los caracterizan (o diferencian) como pueden ser los empalmes de sus curvas y contra curvas, el largo de sus ascendentes y descendentes, el contorno de sus espacios internos, el peso de sus formas, el tipo de remates, etc. De esta manera vamos a poder edificar todo tipo de paisajes, zonas y climas para resaltar su personalidad.

Es importante comprender que la repetición de una misma operación formal culminará decididamente en un sistema chato y previsible. Reiterar una única operación como puede ser el corte de signos, por mas logrado desde lo formal que luzca, no es suficiente para conformar una solida identidad tipográfica. De hecho es muy posible que termine rebotando en cada pieza como un eco de sí mismo, volviéndose redundante e inclusive ornamental.

Para generar identidad contamos con algunas acciones: Proponer un vinculo entre los signos de la fuente (fusiones, encastres, re encuadres, empalmes), definir una ocupación del espacio, generar ritmos, establecer una función cromática, jerarquías y niveles, hacer dialogar las distintas tipologías y fuentes, etc. Pero cuidado, la identidad no tiene que ver con definir solamente la paleta de color o las escalas de la fuente, si no más bien en construir el sistema de reglas que permite su articulación, generar una ecuación que produzca diversidad de propuestas a partir de la relación entre sus elementos.


Programa gráfico para olimpiadas de Munich de 1972, diseñado por Otl Aicher

Definitivamente la identidad y lo sistemático se relacionan estrechamente, una solida identidad se verifica funcionando de manera programática ya que si las reglas que legislan el sistema son claras, nos va a permitir expandirnos a lo largo de las piezas con facilidad y lograr la colaboración entre las mismas. Un buen sistema debe contar con piezas que se valgan por sí solas, es decir que tengan fuerza propia y autonomía, y que al mismo tiempo al dialogar con otras piezas nos va a permitir su expansión y hasta su reinterpretación.

This entry was posted in typo. Bookmark the permalink.

Comments are closed.