Frases para diseñar las piezas

Subimos varias frases de las cuales deberás elegir 4 para producir tus piezas.
Elige frases cortas y más largas de acuerdo a las herramientas y repertorios que utilices.

(Las frases completas aquí)

Frases cortas:
. En un agujero en el suelo, vivía un hobbit.
. ¡No queremos aventuras aquí, gracias!
. La espada brilló pálida y débil ante los ojos de Bilbo.
. Llegó a mí el día de mi cumpleaños, preciosso mío.
. Lo traje, y no traigo cosas que no sean de provecho.
. No me puedo pasar la vida cargando saqueadores.
. Pero, que extraños pájaros, ¡ninguno tiene alas!
. Hubo un clamor de cólera y sorpresa entre los trasgos.
. La llamó la Carroca, porque carroca es la palabra para ella.
. El fuego ardía bajo cuando al fin se durmió.
. Beorn era un enemigo feroz.
. Al fin y al cabo, es vuestra expedición.
. Ahora empezaba la parte más peligrosa del viaje.
. Thorin había sido capturado mucho antes que ellos.
. ¡Thorin hijo de Thrain hijo de Thror, Rey bajo la Montaña!
. De las fauces y narices le salía un ronquido e hilachas de humo.
. Todo gusano tiene su punto débil.
. No lo sabes todo, oh Smaug el Poderoso.
. Era de esa plata que los elfos llamaban mithril.
. Hay un largo camino, dijo Gandalf.
. Pero es el último camino, dijo Bilbo.

Frases largas:
. Tenía una puerta redonda, perfecta como un ojo de buey, pintada de verde, con una manilla de bronce dorada y brillante, justo en el medio.
. Todo lo que el confiado Bilbo vio aquella mañana fue un anciano con un bastón.
. Subían como grandes lirios, cabezas de dragón y árboles de fuego que quedaban suspendidos en el aire durante todo el crepúsculo.
. De la pipa de barro de Gandalf subía en seguida un anillo más pequeño que atravesaba el último anillo de Thorin.
. ¿Adónde vas? —le preguntó Thorin, en un tono que parecía querer mostrar que adivinaba los pensamientos contradictorios del hobbit.
. El sol ya brillaba entonces, y por la puerta delantera entraba una cálida brisa de primavera.
. Resoplando llegó a Delagua cuando empezaban a sonar las once, ¡y descubrió que se había venido sin pañuelo!
. En ese preciso instante, la aurora apareció sobre la colina y hubo un bullicioso gorjeo en la enramada.
. ¡Huele como a elfos! pensó Bilbo, y levantó los ojos hacia las estrellas.
. No hay escapatoria de mis puertas mágicas para aquellos que alguna vez son traídos aquí.
. La oscuridad se hizo más profunda y Bilbo se sentía cada vez más intranquilo.
. Unas veces es un enorme oso negro, otras un hombre vigoroso y corpulento de pelo oscuro, con grandes brazos y luenga barba.
. Bilbo se encontró corriendo en círculos (así lo creía) y llamando y llamando: Dori, Nori, Ori, Óin, Glóin, Fíli, Kili, Bombur, Bifur, Balin, Dwalin, Thorin Escudo de Roble.
. Te daré un nombre —le dijo a la espada—. ¡Te llamaré Aguijón!
. Habían escapado de las mazmorras del rey y habían atravesado el bosque, pero si vivos o muertos, todavía estaba por verse.
. No tenemos armas —dijo Thorin, y era bastante cieno: los cuchillos se los habían sacado los Elfos del Bosque, y también la gran espada Orcrist.
. El aliento arrasó la hierba ante la puerta y alcanzó la grieta por donde habían entrado a esconderse, y los chamuscó.
. La luz se empequeñeció mientras se adentraba en el vasto salón, y luego subió danzando en el aire.
. Un rey en verdad parecía Thorin, vestido con un abrigo de anillas doradas, y con un hacha de empuñadura de plata en el cinturón tachonado con piedras rojas.
. —¡Las Águilas! —gritó Bilbo otra vez, pero en ese momento una piedra cayó y le golpeó con fuerza el yelmo, y el hobbit se desplomó y no vio nada más.
. Te considero una gran persona, señor Bolsón, y te aprecio mucho; pero en última instancia ¡eres sólo un simple individuo en un mundo enorme!

This entry was posted in Caligrafia, typo. Bookmark the permalink.

Comments are closed.