Reemplazos y contrastes

Una puesta –ya sea caligráfica o tipográfica– se puede valer de algunos recursos formales para invitar a su lectura, generar focos de tensión, sugerir profundidades, etc. Uno de ellos es el del reemplazo: dentro de un texto una palabra o línea son reemplazados por la unidad equivalente en distinto color, peso y/o escala.
El reemplazo realizado se percibe como una variación en el ritmo y contraste en el grisado interno de un texto; a consecuencia de esto obtenemos tensión entre el texto como unidad y su relación con el soporte.

Sobre los cambios de peso:
Los cambios de peso están dados básicamente por la relación ancho del instrumento – altura del signo.
Algunos ejemplos:
[1] Se mantiene el ancho del instrumento y se modifica la altura del signo.
[2] Se trazan signos de una misma altura pero se cambia el grosor del instrumento (más ancho, más angosto); se logran signos más livianos o más pesados. En el paisaje general de lo escrito se percibirá una mancha más o menos densa.
[3] Otra variable posible en cuanto a pesos es el cambio del ancho del signo.

Pequeñas modificaciones en este sentido cambian notablemente el peso de la mancha generada

This entry was posted in Caligrafia, typo and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.